BOTÁNICA SISTEMÁTICA FUNDAMENTOS PARA SU ESTUDIO


BOTÁNICA SISTEMÁTICA
FUNDAMENTOS PARA SU ESTUDIO
1. Morfología Comparada: Tradicionalmente la Botánica Sistemática ha dependido del
uso de caracteres morfológicos externos comparativos. Tales caracteres tienen varias
ventajas sobre otros caracteres taxonómicos provenientes de otras áreas de la Biología.
Primero, son fácilmente observables; además, no se requiere de un laboratorio muy
elaborado para analizar los caracteres morfológicos; a veces es suficiente con una lupa
de mano o un microscopio de disección o posiblemente con un microscopio de luz.
Segundo, estos caracteres tienen innumerables variaciones que ayudan en la
delimitación e identificación. Tercero, dado que tales caracteres han sido usados por
varios siglos, existe una terminología bien precisa para describir tales variaciones.
La Morfología Comparada pretende establecer las semejanzas y diferencias entre las
plantas, basándose en la minuciosa comparación de su estructura morfológica para
luego deducir su grado de relación.
La Sistemática evolutiva utiliza la Morfología Comparada para distinguir entre órganos
y estructuras filogenéticamente equivalentes aún cuando puedan ser de apariencia
distinta (órganos homólogos) o por el contrario, órganos y estructuras no equivalentes
filogenéticamente, los cuales muestran apariencia similar (órganos análogos) como
resultado de evolución convergente. Por ejemplo, son homólogos entre si las hojas
escamosas de Casuarina, las espinas de las Cactaceae, las hojas suculentas de Agave y
los zarcillos de origen foliar de las Bignoniaceae (Fig. 1). Son análogos entre si las
hojas normales y los cladodios laminares (semejantes a hojas) de Opuntia y otras
Cactaceae; las raíces normales de las Espermatófitas y los rizoides de los musgos; los
zarcillos foliares de las Bignoniaceae y los zarcillos caulinares de las Vitaceae.
En la taxonomía de las plantas con flores, los caracteres florales generalmente han sido
preferidos sobre los caracteres vegetativos, como se evidencia en muchos de los
sistemas de clasificación que conocemos. Hay varios caracteres vegetativos
superficiales los cuales son muy plásticos como para ser usados en clasificación; por
ejemplo, la estructura de la hoja, su tamaño y forma, pueden ser extremadamente
variables dentro de un género o aún dentro de una especie. Los caracteres reproductivos
están más conservados y son mas constantes que los caracteres vegetativos; esto es
debido a que en las plantas con flores, los caracteres reproductivos sexuales son
producidos en muchas especies sólo por un breve período y por tanto están sujetos a
menor grado de presión evolutiva que las partes vegetativas.
Los caracteres florales generalmente usados en Taxonomía incluyen el tipo y posición
de la inflorescencia, la simetría de la flor, la posición del ovario, el número, tamaño,
forma y unión de las hojas florales en cada verticilo, sus modificaciones y otras
características asociadas; también los caracteres de brácteas, bracteolas y pedicelos.
Asimismo, los frutos y sus adaptaciones proveen buenos caracteres diagnósticos que
son útiles en la clasificación de plantas.
Sin embargo, también se utiliza una gran cantidad de caracteres vegetativos; entre ellos
la disposición, forma y composición de las hojas, tipo de tricomas, patrones de
venación, etc. En algunos grupos de plantas los caracteres reproductivos tienen poco
valor y los vegetativos cobran mayor importancia. Por ejemplo, en el género Ulmus, la
forma de la hoja es una característica taxonómica de mayor valor que las flores y los
frutos.
Fuente: BOTÁNICA SISTEMÁTICA
FUNDAMENTOS PARA SU ESTUDIO
Carmen Benítez de Rojas (Coordinadora)
Alfonso Cardozo L.
Luis Hernández Ch.
Marlene Lapp
Héctor Rodríguez
Thirza Ruiz Z.
Pedro Torrecilla
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Botánica Sistemática 1. Concepto Nominalista de Especie

BOTÁNICA SISTEMÁTICA 2. Clasificaciones artificiales

Paleobotánica o Fitopaleontología: