Botánica sistemática Nomenclatura de las Plantas Cultivadas

Botánica sistemática

Nomenclatura de las Plantas Cultivadas
Las disciplinas de Agronomía, Silvicultura y Horticultura requieren de un sistema de nomenclatura preciso, estable y sencillo para ser usado por personas que de una u otra forma están relacionadas con las disciplinas mencionadas en todos los países, dicho sistema debe estar de acuerdo por un lado con los términos que denotan grupos o unidades taxonómicas y por otro lado con los nombres y epítetos que distinguen grupos taxonómicos individuales de plantas cultivadas. Ya que las plantas cultivadas son esenciales a la civilización, es importante entonces tener disponible un sistema preciso, estable e internacionalmente aceptado para su nomenclatura.
Es así como desde 1958 se publica la primera edición del Código Internacional de Nomenclatura de Plantas Cultivadas, seguida por posteriores ediciones en 1961, 1969, 1980, 1993 y 1995.
La razón de existir de un Código de Nomenclatura de Plantas Cultivadas, es que el mismo es referido a entes de categoría distinta y generalmente inferior a especie, conocidas con el nombre de cultivar, y a los híbridos originados en cultivo los cuales no son tratados en el Internacional de Nomenclatura Botánica.
La estructura del Código contiene dos Divisiones en las que se incluyen Principios, Provisiones generales, 32 Artículos y la tercera División contiene provisiones para la modificación del Código. En dicha estructura están consideradas las plantas cultivadas que pueden desarrollarse por hibridación deliberada, por hibridación accidental en cultivo, por selección desde un stock cultivado existente o una selección hecha de variantes dentro de una población silvestre y mantenida como una entidad reconocible por propagación contínua.
Categorías de plantas cultivadas y sus designaciones.
Existen tres niveles principales para nombrar las plantas cultivadas:
1. A nivel genérico
2. A nivel específico
3. A nivel de cultivar
1. Nombres a nivel genérico:
a) Nombres genéricos ordinarios
Ejemplos: Brassica, Coffea, Petunia, Prunus, Gladiolus, Lilium.
b) Nombres comunes usados en sentido genérico
Ejemplos: rosa, dalia, camelia, ixora.
c) Nombres de híbridos bigenéricos. Se forman combinando los nombres de los géneros por una fórmula o, en una fórmula condensada, precedida por el signo de multiplicar (x).
Ejemplo: x Heliporus
Aporocactus x Heliocereus
x Triticosecale
x Sanderara
d) Nombres de híbridos multigenéricos. Se forman como en el caso de los híbridos bigenéricos.
Ejemplo: x Vascostylis
Ascocentrum x Rhynchostylis x Vanda
e) Nombres de quimeras de injerto (llamadas a veces híbridos de injerto).
Las quimeras de injerto son compuestos de tejidos de dos plantas diferentes, patrón e injerto, originándose de propagación vegetativa, y no son híbridos sexuales. Las quimeras de injerto se designan por una fórmula o por un nombre. La fórmula de una quimera de injerto consiste de los nombres de los dos “padres” en orden alfabético, conectados por el signo de suma (+).
Ejemplo: Cytisus purpureus + Laburnum anagyroides.
+ Crataegomespilus dardarii
Crataegus monogyna + Mespilus germanica
Fuente: BOTÁNICA SISTEMÁTICA
FUNDAMENTOS PARA SU ESTUDIO
Carmen Benítez de Rojas (Coordinadora)
Alfonso Cardozo L.
Luis Hernández Ch.
Marlene Lapp
Héctor Rodríguez
Thirza Ruiz Z.
Pedro Torrecilla
Cátedra de Botánica Sistemática. Facultad de Agronomía.
Universidad Central de Venezuela.

Maracay, Septiembre 2006