BOTANICA DE LAS LEGUMINOSAS


  

BOTANICA DE LAS LEGUMINOSAS
Hojas estipuladas, alternas y compuestas en su generalidad, unipinnadas o bipinnadas, paripinnadas o imparipinnadas con 1, 3 o muchos foliolos.
 Foliolos enteros, lobulados o rara vez dentados.
 Inflorescencia pedunculada, axilar o terminal, de una a muchas flores, en racimos u hojas racemosas o corimbosas, espigas o umbelas.
 Flores mayormente irregulares y hermafroditas, o regulares y polígamas.
 Pedicelo comúnmente bracteado.
 Cáliz mayormente bracteado, sépalo irregulares, comúnmente 5 (3-6) unidos o libres.
 Pétalos irregulares, mayormente 5, muy desiguales y de forma diferente: el superior (estandarte) comúnmente el más grande, los dos laterales (alas) más estrechos y los dos inferiores (que forman la quilla), generalmente los más pequeños y a menudo unidos, a los pétalos de las flores regulares, tanto como los sépalos.
 Estambres generalmente en número doble que los pétalos; hipoginos y comúnmente insertos en el margen de un disco adnato al cáliz, libre o connados; anteras 2-locular a las celdas paralelas y generalmente de dehiscencia longitudinal.
 Pistilo 1-carpelar, 1-locular, estilo sencillo, estigma entero, terminal o lateral, con óvulos más o menos numerosos, rara vez uno, en 1 o 2 series.
 Fruto en legumbre, más a menudo 2-valvadas, a menudo indehiscente, de forma variada.
 Semillas 1 a muchas, endospermos nulo o escaso, cotiledones delgados o gruesos.
1.1. Organos vegetativos
Existen diferencias morfológicas muy distintivas entre las leguminosas, pero las características de algunas partes de la planta son muy similares y uniformes.
Así, las partes subterráneas que conforman el sistema radical de muchas leguminosas, consiste en una raíz principal primaria con crecimiento muy activo y sus ramas se consideran como raíces secundarias. La raíz primaria de muchas leguminosas, la cual se desarrolla a partir de la radícula del embrión, puede penetrar en el suelo hasta profundidades de 6,0 a 8,0 m, como ocurre con Medicago sativa y Leucaena leucocephala; mientras que en otras especies esta se convierte en sistema ligero y alargado, justamente debajo de la superficie del suelo, lo cual beneficia a la planta durante las sequías muy prolongadas, como sucede con las especies del género Centrosema y otros.
Por su parte, las raíces secundarias algunas veces se desarrollan a partir de los nudos de los tallos, permaneciendo sobre el suelo.
En el caso del sistema aéreo, que no es más que la porción del vegetal que crece por encima de la superficie del suelo, consiste de un tallo principal originado en la plúmula con ramas secundarias y usualmente conformado por hojas, estípulas e inflorescencias. Los vástagos, en algunas ocasiones ascienden de la porción basal del tallo (conocida como corona), y estos tallos o vástagos también desarrollan ramas axilares a partir de las yemas laterales que estas poseen. Los tallos pueden ser articulados con nudos e internodios y usualmente huecos, excepto en los nudos. Estos, además pueden estar cubiertos de pelos o pueden ser glabros. Por su forma, los tallos generalmente son cilíndricos, aunque en algunos casos pueden ser de sección angulosa. En las leguminosas de interés agrícola, las yemas nacen en las axilas de las hojas, disponiéndose superpuestas, y por lo regular son casi siempre florales.
Fuente: BOTANICA DE LAS LEGUMINOSAS
Dr. Rey Machado Castro
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Botánica Sistemática 1. Concepto Nominalista de Especie

BOTÁNICA SISTEMÁTICA 2. Clasificaciones artificiales

Paleobotánica o Fitopaleontología: